Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
   
Cómo atender mejor a nuestros mayores Guía Práctica
CÓMO ATENDER SUS NECESIDADES
La alimentación
Problemas de control de esfínteres
Incontinencia urinaria
Incontinencia fecal
Estreñimiento
Higiene de la persona mayor encamada
Higiene de la persona mayor no encamada
Las úlceras por presión
La importancia de la correcta movilización
Las temidas caídas
La importancia de controlar el sueño
Estreñimiento
ESTREÑIMIENTO
Imprimir


Es el descenso en la frecuencia de las deposiciones, menos de 3 a la semana, que puede deberse a un paso dificultoso de heces secas y que, ocasionalmente, se acompaña de sensación de evacuación incompleta. Es un problema muy frecuente en las personas mayores, sobre todo en las que sufren dependencia. La defecación diaria puede llegar a convertirse en una auténtica obsesión en el anciano y en sus familiares, produciéndoles gran ansiedad. Por ello hay que informarles de que no es necesario la defecación diaria y que el mínimo aconsejable son 3 deposiciones a la semana.

El estreñimiento puede producirse por:

-Dieta pobre en fibra.

-Desinterés por defecar en enfermos con demencia o deprimidos. Inmovilidad, obligación de mantenerse en cama.

-Viajes, cambios de domicilio.

-Abusos de laxantes.

-Anomalías en la movilidad intestinal producidas por enfermedades como la diabetes, trastornos del sistema nervioso, etc.

-Alteraciones inflamatorias: hemorroides, fístulas, etc.

-Alteraciones obstructivas: tumores.

Las complicaciones del estreñimiento son:

- Impactación fecal: bolo fecal seco y duro en el recto que no deja pasar más heces y que produce obstrucción de todo el intestino, con obstrucción de la vejiga (produce retención de orina).

- Fisuras anales y hemorroides.

Recomendaciones generales para mejorar el estreñimiento en las personas dependientes:

- Ingesta abundante de líquidos.

- Dieta rica en fibra vegetal que incremente el residuo intestinal: pan integral, frutas, verduras, hortalizas y salvado. Los suplementos de fibra pueden producir flatulencia o causar fecalomas en pacientes inmovilizados.

- Actividad física diaria.

- Reeducación del ritmo intestinal:

Responder al deseo de defecar sin tardanza.

Iniciar una rutina que consiste en intentar defecar a diario, aunque no se sienta la necesidad, a una hora fija, preferentemente de 15 a 60 minutos después del desayuno o una comida abundante.

Disponer del tiempo suficiente para la defecación, por lo que conviene permanecer en el inodoro al menos de 10 a 20 minutos.

Adoptar una posición adecuada en cuclillas o sentado, elevando los pies sobre un taburete bajo, mientras se inclina el cuerpo ligeramente hacia adelante. Puede ser útil masajear la región abdominal.

El paciente debe encontrarse cómodo en un lugar caliente y privado. Utilizar siempre que sea posible el inodoro, que debe tener una altura adecuada. El empleo de la cuña supone un gran esfuerzo muscular, además de que se producen olores y ruidos, elementos vergonzosos para el paciente.

Mantener el inodoro en buen estado, pues si está sucio, tiene la tapa rota o no hay papel higiénico, puede inhibirse la defecación.

Cuando con las anteriores medidas no se consigue corregir el estreñimiento, es el médico quien debe marcar un tratamiento farmacológico con:

Medicamentos que sirven para ablandar las heces. Deben tomarse sólo por prescripción médica.

El abuso de laxantes daña la mucosa intestinal e inhibe el funcionamiento intestinal normal. Son frecuentes las diarreas con grandes cantidades de moco. Las personas mayores se quejan de molestias abdominales, flatulencia, lengua seca y pastosa, mal gusto de boca, dolor de cabeza, etc.

Supositorios de glicerina. Para su correcta administración, el paciente tiene que estar echado sobre el lado izquierdo con las rodillas encogidas sobre el pecho. Deben separarse las nalgas y el supositorio se introduce con un dedo enguantado unos 3 cm en el recto, con la punta hacia delante. Unos 15 ó 30 minutos después, la persona experimenta un deseo fuerte de evacuar.

Enemas de limpieza comercializados. Deben ponerse si pasan más de 3-4 días sin defecar. Para ello se recomienda al paciente que orine antes de poner el enema de limpieza. Si la persona está encamada, se debe proteger la cama con un empapador. El enfermo debe colocarse de lado izquierdo con las piernas flexionadas. A continuación se coloca la cuña y se recomienda al paciente que retenga la solución unos 5 ó 10 minutos antes de evacuar. Cuando la persona defeque, se retira la cuña y se realiza la higiene genital.


Incontinencia fecal
Pág. 5 de 11
Higiene de la persona mayor encamada


Boletines  Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de la Guía Práctica     Ver las portadas de...  

Por qué se envejece
 
Comprender la dependencia. Señales de alarma
Personas mayores dependientes
El cuidador
Las principales enfermadades incapacitantes
  GUÍAS PRÁCTICAS
 
Ver todo sobre:
Salud
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©FUNDACIÓN EROSKI