Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
   
Cómo atender mejor a nuestros mayores Guía Práctica
CÓMO ATENDER SUS NECESIDADES
La alimentación
Problemas de control de esfínteres
Incontinencia urinaria
Incontinencia fecal
Estreñimiento
Higiene de la persona mayor encamada
Higiene de la persona mayor no encamada
Las úlceras por presión
La importancia de la correcta movilización
Las temidas caídas
La importancia de controlar el sueño
Higiene de la persona mayor no encamada
HIGIENE DE LA PERSONA MAYOR NO ENCAMADA
Imprimir


La higiene corporal

Dentro de la higiene se engloban todas las actividades que tienden a conservar la salud. Para el cuidado de la piel sana, la principal actividad es su limpieza e hidratación. La higiene, que ha de realizarse diariamente, es frecuente que se lleve a cabo en la cama en el caso de ancianos enfermos.

A continuación se expone con detalle la higiene de cada una de las partes del cuerpo más importantes.

Higiene de la boca

Debe limpiarse la boca después de cada comida y siempre que sea necesario. Cuando el enfermo es independiente, usará su propio cepillo y pasta dentífrica. Si se encuentra muy incapacitado, la familia o el cuidador llevará a cabo la limpieza del modo siguiente:


- Mezclar en un vaso el antiséptico bucal con agua a partes iguales.

- Fabricar una torunda con una cuchara y gasas, que se empapan con la solución.

- Limpiar la lengua moviendo la torunda de un lado a otro para no provocar náuseas. Limpiar después el paladar, el suelo y los laterales de la boca y, finalmente, las encías.

- Si el paciente tiene prótesis dental, ésta se lava con agua, antiséptico y un cepillo.

- Hidratar los labios con vaselina o cacao.

Higiene de los ojos

Se limpian con gasas estériles impregnadas en suero fisiológico, comenzando desde el lacrimal hasta el ángulo externo del ojo, retirando todas las secreciones y legañas. Se utiliza una gasa diferente para cada ojo con el fin de evitar infecciones.


Las personas mayores semiinsconscientes deben permanecer con los párpados cerrados. Conviene colocar además sobre ellos unas gasas emanadas en suero salino. Así se mantiene la humedad y se evita la aparición de úlceras corneales.

Higiene de los pies

Los pies de los ancianos presentan a menudo problemas debido a alteraciones circulatorias, deformidades óseas, diabetes, etc., por lo que ha de prestárseles especial atención:


- Lavar con agua y jabón.

- Secar con cuidado, sobre todo entre los dedos.

- Hidratar con cremas o aceites. Aplicar vaselina en talones y durezas.

- Cuidar las uñas sin cortar en exceso para evitar escoriaciones. No obstante, tampoco hay que dejarlas largas ya que producen dificultades para la deambulación

- Vigilar su coloración y la aparición de lesiones cutáneas, informando al médico o a la enfermera si se detectara cualquier anomalía.

Higiene del cabello

El cabello se lava al menos una vez a la semana del modo siguiente:


- Introducir tapones de algodón en los oídos.

- Enjabonar el pelo, aclarándolo con agua abundante.

- Secar con una toalla y, si es posible, emplear un secador de pelo.

- Peinar o cepillar el cabello.

Higiene genitoanal

Se realizará diariamente y siempre que sea preciso.


Si la piel está irritada, puede ser necesario aplicar una crema protectora.

- Región genital:

En la mujer: colocar a la persona mayor en decúbito supino (boca arriba) con las piernas flexionadas. Limpiar con agua jabonosa y una gasa los labios mayores, menores y el meato urinario, de delante hacia atrás. Aclarar con agua. Secar cuidadosamente insistiendo en los pliegues, para que no queden húmedos.

En el hombre: colocar al enfermo en decúbito supino. Limpiar con agua y jabón el pene y los testículos. Retirar el prepucio y limpiar el glande con una gasa. Aclarar con agua. Bajar el prepucio, para evitar que se produzca un edema en el glande.

- Región anal: Poner al enfermo en decúbito lateral (de lado izquierdo o derecho). Limpiar con una esponja y agua jabonosa la zona, de delante hacia atrás. Si la piel está irritada, puede ser necesario aplicar una crema protectora.


Higiene de la persona mayor encamada
Pág. 7 de 11
Las úlceras por presión


Boletines  Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de la Guía Práctica     Ver las portadas de...  

Por qué se envejece
 
Comprender la dependencia. Señales de alarma
Personas mayores dependientes
El cuidador
Las principales enfermadades incapacitantes
  GUÍAS PRÁCTICAS
 
Ver todo sobre:
Salud
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©FUNDACIÓN EROSKI