Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
   
Cómo atender mejor a nuestros mayores Guía Práctica
CÓMO ATENDER SUS NECESIDADES
La alimentación
Problemas de control de esfínteres
Incontinencia urinaria
Incontinencia fecal
Estreñimiento
Higiene de la persona mayor encamada
Higiene de la persona mayor no encamada
Las úlceras por presión
La importancia de la correcta movilización
Las temidas caídas
La importancia de controlar el sueño
Higiene de la persona mayor encamada
HIGIENE DE LA PERSONA MAYOR ENCAMADA
Imprimir


La higiene corporal

Dentro de la higiene se engloban todas las actividades que tienden a conservar la salud. Para el cuidado de la piel sana, la principal actividad es su limpieza e hidratación. La higiene, que ha de realizarse diariamente, es frecuente que se lleve a cabo en la cama en el caso de ancianos enfermos.

Consiste en asear por completo a la persona mayor encamada para conseguir una higiene correcta.

Sirve para:

- Eliminar la suciedad de la piel (sudor, orina, heces, secreciones).

- Evitar que aparezcan úlceras por presión e infecciones.

- Estimular la circulación.

- Proporcionar comodidad y mejorar el estado psicológico.

Se recomienda seguir el siguiente modo de higiene corporal a fin de simplificar al máximo la tarea:

- Desnudar a la persona mayor encamada, cubriendo con una sábana las zonas del cuerpo que no se estén aseando.

- Colocar debajo del paciente una toalla o empapador.

- Lavar sucesivamente las diversas partes del cuerpo secándolas con cuidado de forma inmediata. Aplicar un masaje con crema hidratante, insistiendo en las zonas de fácil escoriación (talones, espalda, glúteos...). Para ello, cumplimos los siguientes pasos:

Con el enfermo en decúbito supino (boca arriba) ligeramente incorporado, lavar la cara con agua sin jabón y una compresa.

A continuación, limpiar con una esponja enjabonada brazos, manos, axilas, pecho, región submamaria, abdomen, piernas y pies, insistiendo en los espacios interdigitales. Aclarar con agua.

Para el cuidado de la piel sana, la principal actividad es su limpieza e hidratación. La higiene ha de realizarse diariamente, evitando así la suciedad, la aparición de úlceras e infecciones, mejorando la circulación y proporcionando comodidad y seguridad psicológica
Colocar al enfermo en decúbito lateral (de lado) y con otra esponja enjabonada o bien agua con jabón y agua limpia lavar el cuello, espalda, glúteos y parte posterior de las piernas, aclarando después.

Poner al enfermo en la posición inicial y llevar a cabo la higiene de áreas específicas: genitales, boca, ojos y cabello.

- Peinarle y echarle colonia.

- Cambiar la ropa de la cama.

- Enrollar hasta la mitad de la cama las sábanas sucias y si es necesario la funda del colchón: a continuación, colocar las sábanas limpias remetiéndolas v estirándolas hacia el centro de la cama. Voltear al enfermo hacia el lado donde está la ropa limpia, retirar las sábanas sucias y tensar las nuevas todo lo posible para no dejar arrugas. Se aprovechará para poner el empapador y el absorbente si el enfermo lo precisa.

- Se procede a continuación al cambio de ropa manteniendo al enfermo en decúbito supino (boca arriba), incorporándole primero el tórax y bajando la sábana enrollada transversalmente desde la cabecera hasta los pies.


Estreñimiento
Pág. 6 de 11
Higiene de la persona mayor no encamada


Boletines  Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de la Guía Práctica     Ver las portadas de...  

Por qué se envejece
 
Comprender la dependencia. Señales de alarma
Personas mayores dependientes
El cuidador
Las principales enfermadades incapacitantes
  GUÍAS PRÁCTICAS
 
Ver todo sobre:
Salud
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©FUNDACIÓN EROSKI