Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
   
Cómo atender mejor a nuestros mayores Guía Práctica
INFARTO CEREBRAL
Imprimir


Infarto cerebral
También conocido como ictus o accidente vascular cerebral, es la obstrucción brusca de la llegada de sangre a una parte del cerebro por trombosis o embolia cerebral o bien por rotura de una arteria (hemorragia cerebral). Debido a la falta de sangre en el cerebro, se produce la muerte de la zona que se queda sin riego y las consecuencias es que queda paralizada la zona del cuerpo "dirigida o gobernada" por esa parte del cerebro.

Es una enfermedad muy frecuente en las personas mayores y es la responsable del 40% de la dependencia en las personas mayores.

Los factores de riesgo, es decir, las causas que pueden llegar a producirla son:

- La hipertensión arterial. Es la principal y produce la arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias por depósitos de colesterol), principal causa de las trombosis.

- La diabetes (azúcar en la sangre), el aumento del colesterol en sangre y el tabaquismo aumenta diez veces el riesgo de aparición de trombosis cerebral.

- La fibrilación auricular (arritmia cardiaca) favorece que los coágulos de sangre que se suelen formar dentro del corazón pasen a las arterias y produzcan las embolias cerebrales.

- La edad. A mayor edad más riesgo de trombosis, probablemente por los cambios que se producen con los años en las paredes de las arterias (se vuelven más duras y menos elásticas).

Las consecuencias y manifestaciones

Las consecuencias de estos hechos pueden ser muy graves. El accidente vascular cerebral está situado entre las tres primeras causas de muerte y la primera de incapacidad motora. En los casos más graves las manifestaciones son muy evidentes: imposibilidad de mover la mitad del cuerpo (parálisis o hemiplejia), imposibilidad para poder hablar (afasia), pérdida o disminución de la conciencia, coma, etc.

Es importante conocer los amagos de trombosis que son pequeñas trombosis o embolias que apenas producen síntomas, pero que son un aviso de otras más graves. Son los llamados accidentes isquémicos transitorios y se suelen manifestar con alguno de los siguientes síntomas o signos: hormigueos en alguna parte del cuerpo, pequeña dificultad para hablar, ligera torcedura de la boca, pérdida transitoria de la visión, mareos, caída, ligera torpeza de algún miembro, etc. Si aparecen hay que acudir al médico de urgencias para que inmediatamente lo valore y le ponga el tratamiento adecuado para evitar así que ocurra una trombosis que le deje ya dañado.

Qué hacer ante un infarto cerebral

Es una urgencia absoluta. Hay que llamar enseguida a los servicios de urgencia (061 ó 112) y hospitalizar de inmediato al paciente. Debe ser ingresado en un hospital. Cuanto antes reciba el enfermo la atención especializada, mayores son las posibilidades de recuperación. Hay nuevas técnicas médicas que permiten aumentar el número de curaciones sin secuelas, pero todas ellas deben aplicarse cuanto antes.

El tratamiento medicamentoso debe cumplirse fielmente para evitar, dentro de lo posible, la alta frecuencia de repetición. El fundamental es el ácido acetil salicílico (Aspirina®, adiro®, Rhonal®) para los casos de trombosis y los anticoagulantes (Sintrom®) en las embolias de origen cardíaco, sobre todo cuando la causa ha sido la fibrilación auricular.

Por supuesto, el control de todos los factores de riesgo expuestos anteriormente, como la tensión arterial, diabetes, colesterol y el abandono del tabaco, son medidas que deben establecerse de inmediato.

Si la dependencia es importante, deben tenerse en cuenta todos los cuidados del enfermo dependiente expuestos en los capítulos precedentes, incluidos la disfagia si tiene dificultad para tragar.




Boletines  Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de la Guía Práctica     Ver las portadas de...  

Por qué se envejece
 
Comprender la dependencia. Señales de alarma
Personas mayores dependientes
El cuidador
Las principales enfermadades incapacitantes
  GUÍAS PRÁCTICAS
 
Ver todo sobre:
Salud
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©FUNDACIÓN EROSKI