Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
   
Cómo atender mejor a nuestros mayores Guía Práctica
LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Y OTRAS DEMENCIAS
Introducción
Síntomas
Prevención y tratamiento farmacológico y no farmacológico
Recomendaciones para la atención a personas con demencia
Manejo de los trastornos de conducta
Asuntos legales y financieros
Prevención y tratamiento farmacológico y no farmacológico
PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO Y NO FARMACOLÓGICO
Imprimir


En la actualidad, las únicas armas con que cuenta la medicina contra el Alzheimer son los inhibidores de la actilcolinesteresa, una enzima que degrada los neurotransmisores responsables de la memoria. Pero este medicamento no cura la enfermedad, sólo la retrasa. Las mejorías parciales obtenidas con estos medicamentos exigen una indicación individualizada, que sólo corresponde realizarla a los médicos especialistas. Estos nuevos medicamentos frenan la rapidez de la demencia tipo Alzheimer, es como si le pusieran un paracaídas en su caída hacia el empeoramiento progresivo de la dependencia. Los estudios han demostrado que retrasan el ingreso en una residencia del paciente con demencia en dos años.

Su uso presenta más efectos beneficiosos cuando se aplica en un estadio precoz de la enfermedad.

Por fortuna, la prevención de la demencia del tipo Alzheimer, así como de otras enfermedades, está avanzado cada vez más. Las medidas más importantes para prevenir la demencia, tanto el Alzheimer como la demencia vascular son:

- Una adecuada actividad física y mental. Estudios realizados sobre poblaciones de personas mayores han concluido que aquellas personas mayores que realizan un ejercicio físico regular, como deambulación, baile o natación, y/o mental como jugar a las cartas, al ajedrez, realizar lectura, ir al cine o al teatro o mantener relaciones sociales con amigos o familia de forma regular padecen menos demencia que aquellos que no realizan ninguna de estas actividades.

- El tratamiento adecuado de los factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el colesterol, la obesidad y el abandono de hábitos como fumar o beber.

Junto al tratamiento farmacológico, son muy importantes los cuidados y el trato por parte de las personas que cuidan a la persona mayor con demencia. Es lo que marca la diferencia. La supervivencia, complicaciones y calidad de vida del individuo dependerán de ello. Pacientes con similar grado de demencia y tiempo de evolución presentan diferencias abismales en su estado físico y mental si han tenido buenos o malos cuidados. A pesar de ser una enfermedad incurable y progresiva, no se debe ser derrotista. Es mucho lo que aún se puede hacer por el paciente y por sus cuidadores.

El tratamiento no farmacológico consiste en técnicas de refuerzo de la memoria que han demostrado que también frenan la enfermedad. Las técnicas más utilizadas son:

- Entrenamiento de memoria. Adivinanzas, refranes, ejercicios de completar frases, describir objetos, reconocer personas o asociar parejas, entre otros.

- Técnicas de orientación a la realidad. Es bueno repetir a diario, pero sin agobiarle, todos los datos correctos sobre los lugares, la fecha, la familia, el lugar donde están las cosas...

- Musicoterapia. Que escuche música, que baile o que cante como una forma de distraerse o de recordar situaciones o experiencias vividas.

- Reminiscencias. Resulta muy provechoso que narre historias, que cuente cosas del pasado, que hable de todo lo que recuerde.

- Técnicas de refuerzo positivo. En todo caso hay que estimular lo que haga bien y no reaccionar con irritación cuando haga algo mal, no regañarle ni discutir.

- Ergoterapia. Es bueno también que realice actividades manuales, juegos con pintura, con barro y costura, siempre bajo la supervisión continua de alguien si ha de utilizar algún instrumento.

- Estimulación social. Hay que fomentar que vengan sus amigos y no hablar como si no estuviera cuando se reciba una visita.

- Estimulación física. Conviene que pasee a menudo, que no esté sentado mucho tiempo, evitar el aburrimiento y, si es posible, hacer una pequeña tabla de gimnasia de veinte minutos diariamente para que mueva todas las articulaciones. Se ha observado que muchos de los enfermos están más tranquilos cuando realizan ejercicio físico.

De esta forma, las funciones motoras tardan más en deteriorarse y también mejora la calidad del sueño nocturno. El ejercicio físico le sirve como una forma de eliminar tensión. En el hogar puede hacer ejercicio barriendo el suelo, o incluso, sentado. Fuera, caminando. Los paseos diarios favorecen el descanso y previenen el estreñimiento. Si no puede caminar, deberá hacer ejercicios en la cama o sillón. El ejercicio no debe producir dolor; tiene que ser lo más suave posible. Es conveniente que lo realice siempre a la misma hora, todos los días y de manera tranquila y ordenada.

Valoración del estado mental, test de Pfeiffer:
1. ¿Cuál es la fecha de hoy?

2. ¿Qué día de la semana es?

3. ¿Cómo se llama este lugar?

4. ¿Cuál es su número de teléfono? Si el paciente no tiene teléfono: ¿Cómo se llama la calle donde vive?

5. ¿Qué edad tiene?

6. ¿Cuál es su fecha de nacimiento?

7. ¿Quién es el presidente del gobierno español actualmente?

8. ¿Cómo se llama el Rey?

9. ¿Cuál era el nombre de soltera de su madre?

10. Reste 3 a 20 y siga restando 3 a cada nueva cifra hasta llegar a 0

Puntuación de errores (sobre 10).

Añada un punto si el paciente pasó de la escuela secundaria; reste uno si el paciente no pasó de la escuela primaria.

Puntuación:

De 0 a 2 errores: función intelectual intacta.

De 3 a 4 errores: deterioro intelectual leve.

De 5 a 7 errores: deterioro intelectual moderado.

De 8 a 10 errores: deterioro intelectual grave.



Síntomas
Pág. 3 de 6
Recomendaciones para la atención a personas con demencia


Boletines  Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de la Guía Práctica     Ver las portadas de...  

Por qué se envejece
 
Comprender la dependencia. Señales de alarma
Personas mayores dependientes
El cuidador
Las principales enfermadades incapacitantes
  GUÍAS PRÁCTICAS
 
Ver todo sobre:
Salud
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©FUNDACIÓN EROSKI